¿Qué le pasa a mis colegas l@spsicólog@s? por la Psic. Clara Ospina

que-les-pasa-a-los-psicologos-por-clara-ospinaCuando estudiaba psicología, creía que l@spsicólog@s éramos lo máximo. Teníamos conocimientos especiales, que nos hacía personas especiales, más capaces que los demás para establecer relaciones de pareja constructivas, educar hij@s apropiadamente, relacionarnos de forma positiva con los demás. Sin embargo, después de empezar a ejercer y con el paso de los años, me di cuenta que somos personas corrientes, con la misma variedad de dificultades, problemas tan graves y elecciones tan inadecuadas como las de cualquier persona que no sabe nada de psicología.

¿Cómo es posible que tantos años de estudiar los “intríngulis” de la complejidad del ser humano, no nos dé un “plus”, un puntito más de coherencia?

¿Cómo es posible que un colega salga en televisión diciendo que un niño sin una figura paterna presente, va camino a la drogadicción?

¿Cómo puede otra colega decir, que un niño sin padre está perdido, porque no hay nada, ni nadie que pueda compararse a un padre?,

¿Cómo pueden decir que tener a un niño en la habitación de sus padre y madre le hace dependiente, desubicado de su rol de hijo y que por ello tendrá dificultades para establecer relaciones de pareja a futuro?¿En qué mundo viven?

El mundo en el que yo vivo, está lleno de personas sin padres y sin madres, sin ideales de familia, con faltas, derrotas, decepciones, obstáculos, alegrías, extremos, ensayos, locuras y no por ello están incompletos, ni por ello están abocados al fracaso, a las adicciones o a la infelicidad como “estado” permanente.

que-les-pasa-a-los-psicologos-por-clara-ospina-2Las personas no estamos determinadas por nuestras circunstancias, tenemos la capacidad para elegir qué pensar, hacer y sentir acerca de nuestras circunstancias. Los conflictos los crean los mensajes y actitudes de quienes se quedan al lado de un niño/a.

¿Qué tipo de psicología conocen y practican los colegas que se atreven a predicar semejantes barbaridades? Mi hija no tuvo a su “biológico” al lado y no por ello le falto “padre”, por el contrario tuvo un PADRAZO que la ha amado y cuidado como si la hubiera parido. Mi hijo pequeño durmió en nuestra habitación hasta los 5 años y no por ello es un niño dependiente, enmadrado, en riesgo de no ser capaz de establecer relaciones de pareja sanas. Quien lo conoce, reconoce su autonomía y su madurez para relacionarse con los demás.

¿No se dan cuenta que hablan desde el poder del conocimiento y hay un montón de gente que les cree?

Persona, Papá, Escritor y Psicólogo ColomboEspañol, Máster en Intervención Estratégica Breve y Experto en Intervención Transcultural. Actualmente reside en Medellín, donde atiende consulta particular y asesora diversas organizaciones

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *