CEPAR: Donde la vida se reivindica con los más vulnerables en Medellín

Durante más de 12 años el Centro de Formación para la Paz y la Reconciliación –CEPAR- ha acogido y ayudado a transformar la vida de más de 15 mil personas a través de procesos de aprendizaje y cambio personal.

El CEPAR es una estrategia de intervención psicosocial  y formativa de la ciudad de Medellín, Colombia,  que atiende gratuitamente a personas de alta vulnerabilidad social, a través de dos ejes: La formación en habilidades para la vida y facilitar la preparación para que las personas puedan validar su educación básica primaria, secundaria y media. Hoy este centro hace parte del Proyecto Apoyo de la Reintegración Sostenible para un Territorio en Paz, como el componente de reintegración educativa, de la actual administración municipal.

Inicialmente esta institución se creó para dar respuesta a las necesidades educativas de las personas desmovilizadas de las autodefensas unidas de Colombia (AUC), pero con el paso del tiempo, ha ido ampliando el abanico de tipos de población que puede hacer usos de sus servicios. Un tiempo después de su creación, las víctimas del conflicto armado en la ciudad de Medellín mostraron su deseo de atender también sus necesidades formativas y es así cómo después de una primera época, en el CEPAR confluyeron Víctimas y Victimarios en un mismo salón de clase, unidos por un objetivo común: prepararse como personas y como ciudadanos para mejorar sus oportunidades sociales y laborales.

Las personas alarmistas de turno hicieron sonar sus sirenas, los estudiosos de los temas de resolución pacífica de conflictos dijeron que era una “locura” y sólo unos cuantos visionarios arriesgaron en este laboratorio social de cómo se podía construir una historia diferente en la ciudad. La realidad acabó superando los mayores temores, las personas se dedicaban a estudiar, conocían a las otras personas desde su interior, desarmaban los espíritus y sus ánimos justicieros, para encontrarse en la labor común de salir adelante en la vida. Al final unos y otros fueron dándose cuenta que son víctimas de sistemas sociales injustos, donde la riqueza está distribuida de forma desigual y dónde los poderes fácticos se volvían de oro a causa del dolor de los más desfavorecidos.

No sólo las víctimas y victimarios aprendieron a conocerse y a reconciliarse, sino que con el paso del tiempo, las necesidades de formación de otras poblaciones vulnerables también fueron apareciendo en el CEPAR. Y es así como hoy, en este Centro de Formación para la Paz y la Reconciliación, que depende en la actual administración de la Secretaría de Seguridad y Convivencia de la Alcaldía de Medellín, atiende a personas desmovilizadas, víctimas del conflicto armado, personas desplazadas, grupos indígenas de los cabildos de ciudad, personas en situación de calle en procesos de resocialización, personas pospenadas, menores en conflicto con la ley penal, personas con capacidades intelectuales diversas, personas vulnerables de las tercera edad y de las comunidades LGTBI, mujeres en situación de prostitución y casi a cualquier persona que por sus condiciones de vulnerabilidad social ha sido excluida voluntaria o involuntariamente del sistema educativo regular.

Ya sólo la presencia de esta variedad de personas sería digno de mencionar, pero lo realmente importante es la magia que sucede dentro. Personas que, independientemente de su condición, se centran en mejorar su vida a través de la educación y la formación. Por un lado está la preparación para que las personas puedan validar sus conocimientos y obtener un certificado que los habilite para optar a trabajos mejor remunerados y desarrollar nuevas percepciones con respecto al mundo que les rodea y que les tocó vivir, y por otro está la preparación para la vida, brindándoles formación en competencias de manejo de conflictos, comunicación efectiva, trabajo en equipo, cultura de la civilidad y la legalidad, salud, formación para el trabajo entre otros.

Alrededor de la formación “regular” estas actividades complementarias, fuera de las temáticas que los habilitan para hacer frente a procesos de validación, cobran igual o más importancia a la hora de favorecer la preparación de ciudadanos mejor informados y con mayores habilidades para la vida. Es importante señalar la existencia de un departamento Psicosocial, el Proyecto PIE (Proyecto de Inclusión Educativa para personas con capacidades intelectuales diversas) y la orientación jurídica.

Uno de los servicios complementarios que ofrece el CEPAR a sus estudiantes y que es casi imposible dejar de mencionar es el CEPARCITO. Un espacio especializado, atendido por profesionales de Educación Infantil que recibe a los hijos e hijas de estudiantes para que éstos puedan seguir su ruta educativa, con la tranquilidad de que sus pequeños también están debidamente atendidos. En el CEPARCITO, no sólo se cuida a niños y niñas de los estudiantes, se les brindan una serie de actividades de estimulación y aprestamiento para que también su experiencia en el CEPAR sea transformadora.

El CEPAR es una institución de esas que a las administraciones públicas les permite sentirse orgullosas ya que es una experiencia exitosa donde la reconciliación es posible. Ha sido visitada por delegaciones de decenas de países y durante mucho tiempo ha sido referencia en la atención educativa de personas vulnerables, no sólo en Medellín, sino también en Colombia.

Pero más allá de este prestigio social, el CEPAR es un espacio que le devuelve la esperanza a las personas que pasan por allí, es como si la vida le dijera a sus estudiantes, a pesar del dolor, la desigualdad y la inequidad, que has tenido que enfrentar en la vida, aquí te tratamos como lo que eres: Un Ser Humano que es tratado con toda la dignidad, consideración y respeto que se merece cualquiera.

Aquí puedes encontrar información más detallada CEPAR – Centro de Formación para la Paz y la Reconciliación

Igualmente, pueden mirar este video donde se resume gran parte de lo que he señalado en esta reseña: Video Institucional CEPAR

Para mí es un placer y un honor poder acompañar y ser testigo de esta magia, en este período de mi vida. Gracias a quienes lo han hecho posible.

Persona, Papá, Escritor y Psicólogo ColomboEspañol, Máster en Intervención Estratégica Breve y Experto en Intervención Transcultural. Actualmente reside en Medellín, donde atiende consulta particular y asesora diversas organizaciones

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *